Anuncios

Archivo

Archive for the ‘Productos y Servicios’ Category

Cooperativas de Seguros RCV: Son de verdad seguras o son una estafa?

16 de agosto de 2013 2 comentarios
Empresas de RCV

Proliferan empresas de responsabilidad civil de vehículos

La situación económica del país ha hecho mella en el presupuesto familiar de la clase media, que destina una cantidad cada vez mas importante de sus ingresos en el pago de seguros. Seguros de vida, HCM y seguro de vehículos, son los renglones que más apremian el bolsillo, sobre todo el de vehículos, si tomamos en cuenta que no hay “seguros colectivos para vehículos” financiados por las empresas.

La inseguridad, los altos costos de reparación y la ausencia de repuestos son las principales razones por las cuales los venezolanos aseguran sus vehículos, a pesar de los “altos costos de las pólizas”

Asociación Metropolitana de Productores de Seguros. Ver fuente aqui

Ante esta situación, han surgido empresas que ofrecen asegurar su vehículo por una prima menor que las requeridas por las empresas de seguro tradicionales. Mas que “empresas” se denominan “cooperativas” de responsabilidad compartida, una modalidad que si bien es legal, debe ser bien entendida por los usuarios. Básicamente son cooperativas que asumen una responsabilidad en nombre de los socios, de forma solidaria. En términos sencillos, los socios contribuyen a un “pote” del cual se financian las emergencias que sucedan. Esta modalidad “en la teoría” elimina los costos financieros, administrativos y las comisiones de los intermediarios (la empresa de seguros), pudiendo lograr menores pagos de prima para sus socios.

¿Es esta práctica legal? Las autoridades del Transporte en Venezuela, sólo exigen que los vehículos y conductores “tengan un Seguro de Responsabilidad Civil de Vehículos”, sin especificar el como o el cual debe ser este seguro. Por otro lado, existen gremios con riesgos tan altos y específicos (como el sector transporte de carga pesada, por ejemplo) que utilizan figuras parecidas para administrar sus propios riesgos, lo que se denomina “Gestión de Administración de Riesgo”

Si bien esta modalidad es perfectamente legal, e incluso es una práctica común en algunos sectores económicos, el problema está siempre en la letra pequeña. El usuario debe ser bien informado sobre los términos y las condiciones bajo los cuales aplica (o no) la póliza. Por ejemplo, en una pequeña investigación que realizamos, encontramos que algunas de estos seguros no cubren la totalidad del territorio nacional, sino una pequeña zona específica del país. Vale decir que estos seguros no aplican para viajes largos. Otras restricciones pueden ser la obligatoriedad de presentar los siniestros sólo ante “talleres asociados” o propiedad de alguno de los socios, o solo cubrir el pago de siniestros menores a cierto monto.

Sin embargo, el riesgo mayor al parecer es el presentado los terceros afectados, es decir aquellos que son objeto del siniestro.  Por ejemplo, si usted es chocado por una persona asegurada por una cooperativa, en primer lugar el Fiscal de Tránsito solo está obligado a verificar que el asegurado posea un seguro, dejándolo a usted con la responsabilidad de entenderse con la cooperativa. Ésta puede acceder a reparar su vehículo “en un taller asociado” o tratar de negociar un arreglo de menor cuantía. Tal y como lo explica Gustavo Rojas, de Matrix Corredores de Seguros, este trámite casi nunca es satisfactorio:

“Siendo yo un tercero (afectado) para poder reclamar y ejecutar una acción legal contundente, debo tener una sentencia firme de un tribunal de tránsito, donde indique que el otro es efectivamente culpable de los daños. Esta sentencia puede tardar dos o más años. Es por ello que éstas empresas aseguradoras negocian un arreglo extrajudicial y pagan a los terceros afectados montos que rodean el 60% del daño causado. El tercero afectado nunca llega a recibir el 100% de la indemnización. Y a falta de ésta, vale decir que la empresa que se supone garantiza los daños que cause el asegurado, pudiera yo ejercer una acción legal contra el propietario del vehículo y/o conductor de éste, pero ese tipo de acción no sirve a menos que ésta sea una empresa seria y mas moral que civilmente pueda medianamente responderte. Dicho sea de paso, que Tránsito debería exigir una póliza y no lo hace”

Las tácticas judiciales dilatorias pudieran ser usadas por estas empresas para evitar el pago de la indemnización. SI bien esto es repudiable, las cooperativas no son seguros y por ello no están regulados por la Sudeseg. Es por esta situación que debemos alertar a la ciudadanía que, en caso de ser afectados por un siniestro causado por un asegurado bajo la modalidad de cooperativa, siempre se exija al propietario cumplir directamente su responsabilidad y nunca dejar en manos de la cooperativa la solución del caso. Si se deja al asegurado desentenderse de su responsabilidad, podemos darnos cuenta muy tarde de que los daños nunca serán resarcidos al 100%.

Anuncios

Pruebas balísticas a los Chalecos Antibalas de Arsenal Industries

6 de junio de 2013 1 comentario

Nuestros amigos de Arsenal Industries, líderes en la fabricación de chalecos antibalas, nos envían el siguiente vídeo, correspondiente a las pruebas de un panel balístico Nivel 3 A. En el vídeo se procede a realizar unas pruebas al panel de Kevlar (28 capas) con armas de diferente calibre, procediendo a la revisión de los resultados y medición de los impactos. Entre las armas usadas se encuentran un revolver 44 Magnun, Glock 17 con munición Cavim 9mm, Glock 35 con munición Magtech .40, Glock 31 con munición Winchester y otros. Los resultados de las pruebas son bastante impresionantes, y que en algunos casos el material supera en un 50% los standards y requerimientos mínimos de la prueba.

Para mas información pueden contactar a Arsenal Industrias, contacto Eliana Da Silva al 0414-3007194, o a través de la página web http://www.chalecosantibalas.com. Agradecemos a nuestros amigos de Arsenal Industries, en especial a Juan Llabot, por hacernos llegar este video, que demuestra sin duda alguna el desarrollo de la industria venezolana.