Anuncios
Inicio > Familia y Hogar > “Jevitas Embichadas”, o “Embichate!!!”

“Jevitas Embichadas”, o “Embichate!!!”

Hace poco, la revista quincenal URBE(*), sacó en su tema de portada una historia a la vez preocupante y a la vez hilarante: “Jevitas Embichadas”. El reportaje (excelente por cierto) narra la historia, o vale mejor decir las peripecias, de una joven estudiante clase media de una renombrada universidad, que decide un día, cansada de tanta inseguridad, comprarse un hierro, o sea “embicharse”, comprarse una fuca, armarse con un revolver….

Lo primero que pasma, por supuesto, es darse cuenta de lo vulnerable que son las estudiantes, sobre todo si estudian hasta altas horas de la noche y no tienen carro. Sumamente predecibles, por sus horarios de clase, pueden ser vigiladas y acosadas por los maleantes hasta que surja una oportunidad para cometer algun delito contra ellas. Cuenta la protagonista, que todas las noches se tenia que montar en la misma camionetica con el malandro que la persegía…

Lo segundo que resulta pasmoso, es la facilidad con la que nuestra heroina consigue finalmente su bicha. El reportaje narra lo altamente accesible que puede llegar a ser el mercado negro de las armas, y lo fácil que le resulta a nuestra protagonista “embicharse” finalmente. Los precios callejeros, según este reportaje, para acceder a un arma no son más altos que las inscripciones de los semestres de la universidad, asi que para ella fué súmamente sencillo engañar a sus padres para obtener el dinero requerido. Por otro lado, según la protagonista de la historia, “siempre hay alguien, que conoce a alguien, que conoce a alguien”, lo que implica que conseguir un arma ilegal es un asunto de “preguntar a los amigos adecuados”. Nuestra protagonista no hace absolutamente ningún esfuerzo por acceder al mercado legal de armas. Es más fácil para ella, según lo que cuenta, abordar el problema desde la más absoluta clandestinidad, contando con el apoyo de algunos amigos y conocidos sospechosos. “Siempre tienes un amigo que tú sabes que está en algo raro…”

Pero lo más asombroso de la historia contada, si es que aún pueden asombrarse, es el resultado final de las aventuras de nuestra estudiante. Finalmente confiesa que nunca se llegó a sentir mas segura con el arma en sus manos! A pesar de que éste era su fin último, el arma sólo le complicó la vida en la realidad. Primero, porque de tenerle miedo a los malandros, ahora tambien le tenía miedo a los policías que podían incautarle el arma en una revisión. Ahora tenía temor de los dos bandos! A la niña le temblaban las piernas ahora cada vez que veía al malandro en la camioneta, o cuando veía a un policía cerca. Confiesa que una amiga se la guardaba en su carro al llegar a la universidad. Cuando por fin su papá le regaló un carro nunca la bajaba cuando iba a clases, y cuando iba rodando rezaba para que no la pararan en las alcabalas. Adicionalmente, nunca estuvo segura de que en el momento de la verdad, cuando tuviera que usarla, iba a tener el aplomo de llegar a dispararla.

Interesante lección que nos deja esta historia. El reportaje, además, aborda a otros dos casos de jóvenes embichados, mas o menos con las mismas moralejas: estar embichado NO implica estar mas seguro… Adicionalmente a la responsabilidad que conlleva estar armado, nunca puedes estar seguro que en el momento de una necesidad tengas la oportunidad o el valor de usar un arma. Los tres jóvenes al final decidieron independientemente deshacerse de sus bichas por razones de seguridad personal. Vaya contradicción!

En masseguros no apoyamos la idea de armarse para combatir la inseguridad, ya que creemos que debe haber una respuesta como sociedad a este problema. Sin embargo, exhortamos a aquellas personas que piensen que necesiten estar armados para estar mas seguros a tomar las previsiones del caso, ir por la vía legal asesorándose con expertos en la materia, tomando cursos de defensa personal y tiro, y a dirigirse siempre a las autoridades, en el caso de Venezuela la División de Armas y Explosivos del Ministerio de la Defensa.

Para mas información visite la Pagina web: www.darfa.mil.ve

(*) Revista quincenal URBE, Mayo 2009. Web Page www.planetaurbe.com Nota, es la revista URBE no URBE Bikini.

Anuncios
Categorías:Familia y Hogar Etiquetas: , , ,
  1. Retter
    13 de noviembre de 2009 en 6:55 pm

    Ciertamente portar un arma de fuego como cualquier otro elemento ajeno al antropomorfismo le debe acompañar un manual de uso, abuso y consecuencias legales y penales. En nuestro pais se consigue “legalizar” un armamento por menos de lo que cuesta un curso de tiro defensivo u ofensivo. Si en el caso de nuestra amiga universitaria hubiese invertido el dinero en adiestramiento acerca de la psicología del antisocial y las miles de maneras pacíficas de mitigar la vulnerabilidad individual otro sería el final. El inconveniente principal de estos “cursos” es que por lo general están dirigidos a organizaciones policiales o cuerpos de seguridad, la acción ciudadana oportuna y el no propiciar escenarios para la ocurrencia de hechos delictivos sin duda son las mejores herramientas para combatir la delincuencia.

  1. 9 de agosto de 2011 en 12:53 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: