Anuncios
Inicio > Familia y Hogar > ¿Cuestion de actitud o una deformación profesional?

¿Cuestion de actitud o una deformación profesional?

Nos encontramos y fuimos a desayunar. Paró su lujoso vehículo en el frente de una conocida arepera de La Florida, muy cercana a la entrada del Barrio Chapellín. Me puse un poco nervioso y se lo comenté. Le pareció divertido. Me dijo lo siguiente:
“Mira chico, yo vengo aquí siempre. Me conozco al dueño, me conozco a los mesoneros y me conozco a los clientes. Yo entro aquí y sé quién es quién de una sola mirada. Sé quién está comprando una empanada para irse al trabajo y quién está desayunando. Si hay alguien raro lo detecto de inmediato. Por ejemplo, ese tipo que esta cercano a la máquina (de café). Ese no es de aquí.”
Miré lo mas distraidamente que pude. Si, parecía sospechoso. Sin darme tiempoa reaccionar, mi amigo se había acercado a pedir su café, muy seguro, en voz alta, y aprovechó para darle una mirada cercana de arriba a abajo. Con un gesto le hizo saber al extraño que lo estaba viendo, que se había percatado de su presencia. Al mismo tiempo, buscó la mirada del dueño y de los mesoneros, quienes no parecieran estar alarmados. Volvió conmigo.
“Hay que chequaerlo”. El desconocido terminó su café y salió, pero se paró a unos cuantos metros del sitio, bajo un mango, desde donde dominaba toda la calle. Mi amigo se paró, tomó el café de la barra y se puso en la entrada, tambien mirando a la calle. Volvió a terminar su arepa. El desconocido esperó unos minutos y después se montó en una “camioneta” (un autobús público). Nunca sabremos que intenciones tenía.
Si bien me pareció demasiado temeraria la actitud de mi amigo, tengo que reconocer que en principio es correcta y que funcionó. Siempre tenemos que estar pendientes, incluso en los sitios que mas conocemos, detectar a los sospechosos, y hacerles sentir que estamos atentos, y dispuestos a pedir ayuda inmediatamente. Hacerles sentir que no somos una víctima distraída y que no “estamos solos”, es decir que estamos en nuestro ambiente. Esto los disuade.
Le comenté eso a mi amigo y me respondió mientras devoraba los últimos pedacitos de su otrora voluminosa arepa:
“Eso es correcto. Hay que detectarlos de inmediato y hacerles saber que uno está “pilas” (atento, listo para la acción). Yo voy aun banco y de inmediato me pongo a ver qué está haciendo cada quién. Recorro el lugar con seguridad, mirando a la cara. Si veo algo raro, me pongo a hablar con el vigilante y chequeo de nuevo. Hay que andar así.”
“Una cuestión de actitud” le digo.
“Actitud no. Ya es una deformación profesional”
En la mesa quedaron sólo los restos de la servilleta manchada de grasa.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: