Anuncios
Inicio > Estadisticas y datos > Los Números de la Muerte

Los Números de la Muerte

Transcribimos nuevamente el artículo de Elí Bravo sobre la inseguridad en Venezuela. La página de Eli es http://www.elibravo.com/caldo.php#

LOS NUMEROS DE LA MUERTE

La pálida es una vecina entrometida en Caracas. Hace muchos años la ciudad merecía el apodo de la sucursal del cielo, pero hoy en día se ha convertido en la antesala al otro mundo. Con 130 asesinatos por cada 100 mil habitantes, Caracas es la ciudad más peligrosa del planeta, asunto predecible para la capital del segundo país con más homicidios en América Latina, después de El Salvador. En los últimos diez años la cifra anual de asesinatos en Venezuela ha pasado de 4.550 en 1997 a 14 mil en 2007. Son casi 100 mil muertos en una década, el 90% por armas de fuego, el 90% de ellos hombres, el 70% menores de 25 años, el 80% de escasos recursos. Como escribió la periodista zuliana Fabiola Soto, una tras otra, todas esas urnas harían una fila de 198 kilómetros.
Y no olvidemos contar los heridos. ¿Cuántos venezolanos han recibido impacto de bala en la última década? Se calcula que alrededor de millón y medio. En las calles hay más de 500 mil armas de fuego y el tráfico ilegal empuja la cifra hacia arriba. Las  pistolas y revólveres se han convertido en artículos de uso común: más de tres cuartas partes de los caraqueños dicen tener o desear tener un arma para defenderse.
Y mientras los Consejos Comunales de Caracas realizan entre los niños un programa de canje de armamento de juguete por balones deportivos, quizás una de las mejores iniciativas de los últimos años en este sentido, el gobierno de Hugo Chávez convierte a Venezuela en el primer comprador de armas de la región. Orgulloso de haber gastado más de $12 millardos en una década, el presidente asegura que el país esta ahora más seguro ante una posible invasión.
Pero la que ha invadido a Venezuela no han sido los marines. Ha sido la pálida.
Cuentan que una mujer atormentada, incapaz de aceptar la muerte de su hijo, se acercó a Buda pidiéndole que le devolviera la vida. El iluminado le aseguró que así lo haría, si ella era capaz de traerle una semilla de mostaza de una casa que no hubiese conocido la muerte. Días después la mujer regresó más calmada e incineró el cuerpo del niño. La búsqueda imposible le había revelado que la muerte es parte de nuestras vidas.
Duele pensar que en Venezuela no es mostaza sino plomo lo que han conocido tantos hogares. Cuando Chávez habla de patria, socialismo o muerte ¿ se refiere al balance de estos últimos diez años?

Anuncios
Categorías:Estadisticas y datos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: